ABRIL EN CREA: PRESENTACIÓN PROYECTO RETABLO MAYOR DE LA IGLESIA DE COMPAÑÍA DE GRANEROS

Durante el mes de abril, se presentó oficialmente el Proyecto Conservación, Restauración y Estudio del Retablo Mayor de la Compañía y el conjunto de imágenes y tallas perteneciente a la iglesia de Graneros. Dicho conjunto se rescató de los escombros del derrumbe total del templo tras el terremoto del 27 de febrero de 2010, gracias a la pronta gestión de la Universidad Adolfo Ibáñez.

El centro CREA realizará la restauración del conjunto compuesto por el Retablo Mayor, tres esculturas policromadas y ocho pinturas, todas las obras se encuentran en muy mal estado de conservación y se encuentran conservadas en los depósitos del taller de restauración.

Monseñor Alejandro Goic convocó a personas del que hacer académico, empresarial y sobre todo a la comunidad de Rancagua para contar los alcances de este proyecto y la necesidad transversal de la colaboración para su completa concreción.

En la ocasión, se realizó un recorrido en el taller para ver in situ las piezas a restaurar, en presencia del Obispo Goic, el párroco, personas de la comunidad y académicos de la facultad de la Universidad Adolfo Ibáñez, se explicó el sistema de embalaje de las piezas y el tipo de fichaje.

Posteriormente, se realizó en el auditorio, la presentación del profesor Dr. Fernando Guzmán quien relató la importancia histórica del conjunto de obras, luego el restaurador a cargo del Retablo, Héctor Quinteros junto a Macarena Carroza expusieron el levantamiento crítico de las piezas y presentaron la estrategia y criterios de intervención.

SOBRE EL PROYECTO

El Obispado de Rancagua constituyó la Fundación La Santa Cruz como instrumento legal y jurídico para coordinar la reconstrucción y reparación de los templos y para obtener los recursos necesarios por el aporte de donantes ofreciéndoles las franquicias tributarias disponibles. La gestión de los recursos del retablo y el conjunto de bienes de la iglesia se realiza bajo esta figura.

Para el obispado de Rancagua es muy relevante este proyecto, ya que se trata de un mueble litúrgico tallado entre 1690 y 1710, único ejemplo del barroco híbrido o mestizo, americano español, existente en la zona central de Chile; esta expresión artística se desarrolló en las regiones andinas a fines del siglo XVII y durante la primera mitad del siglo XVIII. Su valor patrimonial para nuestro país es incalculable.
Hay fundadas sospechas para pensar que con el terremoto el retablo primero cayó, rompiéndose en algunos pedazos y luego se desplomó el templo, por lo que quedó enterrado bajo los adobes y diseminado en una gran extensión.

La iniciativa de su restauración surgió en el Departamento de Historia de la Universidad Adolfo Ibáñez, una de las pocas unidades académicas chilenas que se ha dedicado al estudio de los retablos y de las esculturas coloniales. El profesor Fernando Guzmán, investigador y conocedor del retablo, contactó al párroco de La Compañía y luego a personas del Obispado de Rancagua para gestionar que el retablo fuera restaurado. En el marco de un acuerdo de colaboración entre el Obispado de Rancagua y la Facultad de Artes Liberales de la Universidad Adolfo Ibáñez, el retablo fue puesto bajo el cuidado del profesor de esa Facultad, don Fernando Guzmán S., y fue trasladado al Centro CREA, Centro de Conservación, Restauración y Estudios Artísticos, en Santiago, donde se inició de inmediato el proceso de limpieza superficial, actividades de registro y documentación fotográfica y se firmó un convenio para su restauración entre el Obispado y CREA.

La recuperación y conservación de elementos significativos del patrimonio histórico artístico; la mejora del entorno y la defensa del patrimonio común, símbolo y testigo de la historia, forman parte de la recuperación y reconstrucción de la memoria colectiva y de la identidad cultural de un pueblo.

El trabajo de documentación e investigación histórica necesario para llevar adelante el proyecto de restauración y la posterior difusión de este conjunto patrimonial será desarrollado por la Universidad Adolfo Ibáñez.

Volver a noticias