Cuando arte y ciencia se dan la mano

Tras años de investigación , Richard Wolbers desarrolló un singular método de limpieza, pero sigue trabajando para abordar nuevos desafíos del oficio.

Marilú Ortiz de Rozas Bioquímico de profesión, fue esa base científica la que le permitió a Richard Wolbers desarrollar un método de limpieza aplicable a pinturas, textiles, edificios y papeles, que es lo que vino a enseñar a Chile. Hace 25 años que viaja divulgando sus conocimientos y esta es primera vez que viene a América Latina, gracias a un esfuerzo conjunto de Conservarts, Crea, el Instituto Chileno-Británico e International Academic Projects.

En la sede de Centro Crea, Wolbers realizó el curso intensivo de “Nuevos métodos de limpieza de superficies pictóricas”, en el que se congregaron especialistas de Chile, Argentina, Perú y Ecuador.

“Estaba, a comienzos de los setenta, trabajando en neuroendocrinología en el Salk Institute (San Diego, California), cuando me empecé a acercar al arte, ya que varios científicos de esa institución eran pintores aficionados y amigos de importantes creadores”, recuerda Wolbers. Hizo estudios de arte y comenzó a aplicar en este campo algunas técnicas científicas, como la toma de muestras y su observación en microscopios, exámenes con fluorescencia ultravioleta y análisis de estructuras.

“Nada te prepara para abordar la conservación en el arte, todo lo tienes que aprender por ti mismo, por eso me gusta transmitir estas enseñanzas. Y adoro trabajar con obras que muy pocas personas tienen la oportunidad de tocar”, dice.

Dentro de sus investigaciones, ha buscado métodos de limpieza más ecológicos, ya que se suele trabajar con solventes muy tóxicos. Los suyos emplean agua y diversos principios provenientes de la industria alimenticia, incluso de la cosmética. “Si un producto es bueno para tu piel, pues debe serlo para la obra de arte”, precisa Wolbers.

Josefina López, directora de Conservarts, empresa dedicada a la conservación, cuenta que hace un año viajó a Londres para asistir al curso de Richard Wolbers, gracias a una beca del Fondart. “El curso es famoso y desde 2010 tratábamos de traerlo a Chile, en conjunto con Centro Crea, ya que en el país hacen falta capacitaciones en esta área. Actualmente hay ocho programas de posgrado en restauración y patrimonio, pero solamente uno de pregrado, en la Universidad Sek”, señala López, quien pertenece a la última generación de conservadores egresada de la Universidad Católica, ya que en 2006 cerraron esa mención.

Por su parte, Macarena Carroza, directora de Crea, revela que están intentando montar un programa para traer especialistas de manera más regular al país.

Profesor de la Universidad de Delaware, Estados Unidos, Richards Wolbers explica que tras 500 o 600 años de investigación, aprendieron a limpiar y conservar las obras del pasado. “Quizás en cincuenta años más, o antes, logremos conservar las obras de arte contemporáneo, que están realizadas en los más diversos materiales, desde plástico, tierra y elementos de desecho. Es el gran desafío para quienes investigamos en el área de la conservación”.

Uno de sus próximos destinos es Egipto, donde está estudiando la pintura mural de un asentamiento romano del siglo IV, en el oasis de Dakhla

http://diario.elmercurio.com/detalle/index.asp?id=%7B03351635-6919-4544-8c6c-c0eda6fbab2c%7D

Volver a noticias