MARZO EN CREA: “LOS PATIPELADOS” JIM MENDOZA PINACOTECA DE CONCEPCIÓN

En CREA se realizó la restauración de la obra “Patipelados” óleo sobre aspillera de 179X180 CM del autor Jim Mendoza, perteneciente a la Pinacoteca de la Universidad de Concepción. Siendo la tercera obra del autor que CREA restaura (las otras dos pertenecen al Museo de Bellas Artes de Valparaíso).

En el marco de la entrega de la obra restaurada, se lanzó en Santiago a fines de marzo, el libro “Jim Mendoza, Pintor de Abismos” Editorial Puerto Alegre, escrito por la periodista Marcela Küpfer y el crítico de arte Carlos Lastarria, quienes en la ocasión, realizaron una exposición sobre cómo se gesto el libro y los alcances de la obra de este destacado autor. El libro presenta el catastro de gran parte de su obra. Un primer paso para una profunda investigación del autor.

Las personas disfrutaron junto a la gentileza de Casa Lapostolle una amena conversación sobre el legado de este artista porteño y la necesaria conservación de sus obras como la exhibición y divulgación de este gran artista chileno.

Jim Mendoza Mac- Ray (1905-1963)

El nombre del pintor Jim Mendoza no forma parte de las páginas oficiales de la historia del arte en Chile. Salvo breves menciones, su vida y obra han permanecido prácticamente en el olvido o conservadas apenas en la memoria de unos pocos que conocen sobre la existencia del artista con rasgos de genialidad y a quien sus propios demonios internos lo llevaron a vivir y morir apartado del mundo.
Nacido en Lebu en 1905, hijo de padre mapuche y madre irlandesa, Jim Mendoza emigró a Valparaíso y, a partir de los años 20, retrato incansablemente el barrio El Almendral, sus paisajes urbanos y los seres marginales que lo habitaron. Trabajó como obrero y pintor de brocha gorda en el desaparecido Hospital Enrique Deformes, donde comenzó a desplegar su desbordante talento. De personalidad hosca y perturbada, prefirió siempre la intimidad de sus habitaciones, donde construyó instrumentos musicales y desarrollaba sus intereses científicos, antes que el contacto con la sociedad.

Considerado miembro de la “Generación Porteña” de la pintura, junto a Roko Matjasic, René Tornero y Carlos Lundsted, Jim Mendoza incursionó en diversas técnicas y estilos, guiado por su briosa intuición artística. Tras su trágica y solitaria muerte, en 1963, gran parte de sus pinturas desaparecieron. Algunas de ellas fueron rescatadas por coleccionista privados y apenas cuatro forman parte del patrimonio publico, en museos de Valparaíso y Concepción.

En gran medida, la presente investigación es una tarea de rescate y restitución de la obra extraviada de Jim Mendoza, parte importante de la cual ha logrado ser registrada para el libro; de la brumosa existencia de este artista desconocido, oscuro y genial; y de un trozo importante de la historia del barrio El Almendral de Valparaíso, sometido en las últimas décadas a una radical transformación urbana y social y cuya esencia fue fielmente retratada en las pinturas de Jim Mendoza Mac-Ray. ©Marcela Küpfer y Carlos Lastarria.

Volver a noticias