Simbología del vino y la vid como anunciadores de la vida eterna